Historia del ajo

Importancia del ajo en las diferentes culturas

ajo consumibles

Desde hace más de 5.000 años el ajo se ha utilizado como alimento, medicina, afrodisíaco, y para elaborar "pociones mágicas".

Aqui tienes una muestra de los diferentes usos del ajo segun las culturas y epocas.

 

 

Antiguo Egipto (3200 aC a 343 aC)

El ajo forma parte de la dieta diaria, sobre todo para la clase obrera involucrada en trabajos pesados, para mantener y aumentar la fuerza y ​​la productividad.
El texto médico principal de la época, el Codex Ebers, prescribe el ajo para diferentes tratamientos relacionados con el crecimiento. El Codex también prescribe el ajo para las dolencias circulatorias, malestar general e infestaciones de insectos y parásitos.
En la tumba del rey Tutankamón se encontraron dientes de ajo, lo que nos hace suponer su gran importancia.


Antigua Grecia (1000 aC a 326 aC)

Los soldados fueron alimentados con ajo para darles más valor, y era parte de la dieta diaria de los militares.
Durante los primeros Juegos Olímpicos, el ajo era tomado por los atletas antes de competir presumiblemente para mejorar el rendimiento.
El ajo se utiliza para proteger la piel contra los venenos o toxinas.
Hipócrates, el padre de la medicina, utiliza el ajo como parte de su arsenal terapéutico, abogando por su uso para problemas pulmonares, como depurativo o agente purgante, y para inflamación abdominal.


Antigua Roma

El médico jefe del ejército de Neron recomienda ajo para "limpiar las arterias", es decir el uso de ajo para mejorar el estado cardiovascular (La circulación de la sangre no fue descubierta hasta cien años más tarde).
El ajo también fue recomendado para el trastorno del tracto gastrointestinal, el tratamiento de las mordeduras de animales y para el alivio de enfermedades de las articulaciones e incluso para aliviar las convulsiones.
En los cinco volúmenes Historica Naturalis (un libro de referencia de la medicina de la época), veintitrés usos del ajo se enumeran para una variedad de trastornos que incluyen la protección contra las toxinas, las infecciones y otras enfermedades degradativas hepáticas.
Más tarde, el ajo fue utilizado para tratar las dolencias respiratorias y para los parásitos.


Antigua China y Japón

El ajo se utilizó como conservante de alimentos.
Formó parte de la dieta diaria mezclándolo con carne cruda.
El ajo se prescribe para ayudar a la respiración y la digestión, en contra de la diarrea y la infestación del gusano.
El ajo se prescribe en contra de la tristeza o depresión.
El ajo puede haber sido utilizado para mejorar la potencia másculina.


India antigua

El ajo se ha asociado con el proceso de curación de enfermedades en India desde la época de los primeros registros escritos disponibles.
En el texto médico llamado Charaka Samhita, el ajo se usa para tratar enfermedades del corazón y la artritis.
En otro texto médico antiguo, conocido como el manuscrito Bower (el nombre de su descubridor), el ajo fue utilizado para la fatiga, en contra de parásitos, enfermedades digestivas y la lepra


Edad media

El uso medicinal del ajo fue destacado en el manuscrito Hortulus, el texto de referencia médica en ese momento.
El ajo se usa para aliviar el estreñimiento.
Se aconsejaba a los trabajadores al aire libre consumir el ajo para prevenir golpes de calor (un tema recurrente para aquellos que estaban involucradas en el trabajo físico duro).
La escuela de medicina de Salerno incluía el ajo en sus enseñanzas sobre dietética.
El ajo era también utilizado como tratamiento para las infecciones contagiosas


El Renacimiento

El ajo es una de las principales plantas cultivadas en los jardines "Físicas" en las principales universidades con fines de investigación médica.
Uno de los principales médicos del siglo XVI, el Dr. Pietro Mattioli de Siena, prescribe el ajo para los trastornos digestivos, cálculos renales y para facilitar la expulsión de la placenta.